Publicidad

El «no» como estrategia de negociación

Fuente Imagen: Google Images

Decir «no» suele ser una conocida estrategia femenina a la hora de enfrentar una relación amorosa que se inicia. Pero ese costado sensible y no complaciente es un arma que también nos llevará a mejores resultados a la hora de cerrar un trato de carácter económico. Decir «no» en la negociación es clave para acercarnos a nuestros objetivos.

En su libro ´Diga no para obtener un sí´, Jim Camp expone: “En la negociación, «sí» es la peor palabra. Revela nuestro miedo al fracaso y temor a perder en el trato, así como nuestro afán por complacer a la otra parte, por apresurarnos a ceder y a cerrar un trato, sea el que sea. «No» es la mejor palabra. Es lo que tenemos que estar preparados para decir y para oír. «No» nos liberará y protegerá.”

Claramente la idea no es ser una negadora pero no ceder ante la primera propuesta nos ubica en un lugar más seguro y fuerte para dejar en claro qué es lo que queremos. En una entrevista laboral por ejemplo, a la hora de negociar el salario, puede ser que no nos convenza la propuesta. Rechazar las primeras ofertas revaloriza nuestro trabajo por sobre todas las cosas y especialmente ante el ojo ajeno que despertará aún más interés en nuestra labor.

Desde ya que hay que tener en cuenta qué factores consideraremos a la hora de pedir determinado número y hasta cuánto estamos dispuestas a ceder. Por otro lado, también se puede presentar la negación en cuanto a no estar dispuesta a seguir trabajando por determinado sueldo en una situación de crisis económica del país. En ese caso también habrá que enfrentar una negociación y el «no» va a haber sido el disparador.

Camp aclara: “«No» no se basa en la intransigencia. Más bien al contrario. Se trata de mostrarse abiertos y ser honrados. La invitación al «no» le está diciendo a las otras personas sentadas alrededor de la mesa de negociación que todos somos adultos y, por consiguiente, hay que debatir de forma racional.” Esto permite que los allí presentes pierdan lentamente la necesidad de tener razón en todo y ser inflexibles.

Resulta fundamental controlar los niveles de ansiedad, intentar evitar dejarnos llevar por nuestras emociones, para poder llevar a cabo esta técnica que es estudiada por todos aquellos que llevan a cabo negociaciones exitosas.

Fuente: Camp, Jim, ´Diga no para obtener un sí´, Empresa Activa, Barcelona, 2007

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>