Publicidad

Independencia económica durante toda tu vida

Una vez pasada la mayoría de edad es importante alcanzar la independencia económica desde ese momento y para el resto de tu vida. En las distintas etapas que se suceden, resulta fundamental poder alcanzar tus objetivos por contar con tus propios recursos.

Terminada la secundaria, mientras asistes a la universidad, el dinero extra que puedes ganar te permitirá comprar aquellas cosas, como ropa, que ya te da vergüenza pedirle a tus padres. Al mismo tiempo contarás con recursos para salir con tus amigos y programar unas buenas vacaciones. A medida que pase el tiempo y te recibas querrás trabajar de lo que estudiaste y ahi será clave encontrar un  empleo con esas características. Serán épocas en las que seguramente  te tentará la idea de irte a vivir sola o con una amiga. Ahí los sacrificios vendrán por lo que deberás evitar comprarte para poder ahorrar para alquilar un departamento o pagar los gastos de una vivienda en la que puedas permanecer.

Pero pasados todos estos lindos años, y si está en tus deseos y en tu destino, vivirás en pareja o te casarás. En este momento hay un fuerte peligro de perder esa independencia que lograste conseguir en esos últimos años  pues hay hombres que aún no quieren que su mujer trabaje y entonces se quede cuidando a los niños. Aquí es donde tienes que ser consciente que se puede formar perfectamente una familia y al mismo tiempo trabajar y tener tu propia independencia económca.

Más allá de que en la pareja el amor  hace que lo compartamos todo, existe una realidad y es que el no generar nuestros propios recursos nos ubica en una posición que se puede llamar de inferioridad respecto del hombre. Mismo si se consideran los promedios de sueldos que perciben ambos géneros se constata que la tendencia en general es que el hombre esté mejor pago.

Ahora bien, ¿qué ocurre si te separas de tu marido o si este fallece? ¿En qué lugar te ubicarías? Más allá de que esto no ocurra, ¿qué ejemplo quieres darle a tus  hijos? De la manera que sea, trabajando pocas horas o muchas, en un emprendimiento propio o en una multinacional, generar tus propios recursos siempre te reafirmará en tu lugar de mujer dentro de tu familia y en la sociedad en general.

Lectura recomendada: Barro, Emilia, “Historia de las trasgesoras: la transición de las mujeres”, Editoral Icaria , 1996

Fuente imagen:  Google Images

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>